Slender man

0

Director: Sylvain White
Guión: David Birke (Personaje: Victor Surge)

Intérpretes: Joey KingAnnalise BassoJavier BotetJulia Goldani Telles

A pesar de incluir la informática, a las chicas actuales en los colegios estadounidenses y algunos apuntes innovadores en los elementos argumentales, Slender man, de Sylvain White, no es una película mucho más original y sí bastante más cómoda que, por ejemplo, La noche de Halloween, de John Carpenter, cuya nueva secuela está a punto de estrenarse. Estamos ante un filme de realización plana, con una fotografía correcta y un esforzado trabajo de las protagonistas y los secundarios, pero ni siquiera los sombríos paisajes, naturales y desolados, y algunos apuntes morbosos algo renovados, logran ocultar su convencionalismo narrativo y lo previsible de su argumento. Slender Man fue creado en un hilo del foro de Internet Something Awful, iniciado en el mes de junio de 2009, con el objetivo de editar fotografías para que éstas contengan entes sobrenaturales y espíritus demoníacos sin una forma definida, con el aspecto de un “hombre grande, delgado y sin rostro”  que surge inesperadamente de la niebla o de los fantasmas personales de sus presas.  Pero el hecho de incluir elementos tecnológicos o videojuegos fantasmales no impide que la historia sea una nueva versión de El hombre del saco con algunas imágenes sugerentes, pero siempre al servicio de una historia de terror psicológico llena de giros convencionales y con una resolución poco satisfactoria. El realizador de Sé lo que hicisteis el último verano no logra que el espectador empatice lo suficiente con estas chicas acosadas y obsesionadas por esa mezcla de ser de tiempos remotos y virus informáticos que se introducen en su persona, llegando a apoderarse de su mente y sus sentimientos. Un filme tan entretenido y convencional, en el que la primera media hora promete alguna sorpresa audiovisual, pero donde todo se va decantando hacia  el cine de terror adolescente de serie B con más pretensiones pero con los mismos logros. A destacar el cameo de Kevin Chapman como padre alcohólico de Katie, la primera chica víctima de la atracción-posesión de la criatura que da titulo al filme. Un filme fallido, ameno y discreto que vuelve a incluir las mimbres de la sociedad de la informática en las viejas leyendas y los habituales convencionalismos del cine de terror contemporáneo y el  drama juvenil con aires de “thriller psicológico”.

Eduardo Nabal, crítico de cine.

Share.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies