¿Seguro que comes sano?

0

Cuando vas a la compra, ¿en qué te basas para la elección de un producto u otro? ¿En la publicidad que ves en la televisión? ¿En lo que se ha dictado como “sano” desde siempre? ¿En lo que compra el vecino fitness?

Vivimos en una “burbuja” de salud en la alimentación: información excesiva, sesgada y sin evidencias, publicidad engañosa, presión social… Creándonos tal cacao mental que ya no sabemos si comemos sano o no.

Y tú, ¿crees que comes sano? Te dejamos algunos productos que se han entendido como saludables pero que no lo son:

  • Embutidos: caseros o no, no dejan de ser carnes procesadas y/o carnes rojas, con exceso de sal, de grasa de mala calidad y están relacionados con varios tipos de cáncer, como el de colon. Tampoco se salvan los fiambres tipo “york” o “pechugas de”. ¿Te has dado cuenta de qué porcentaje de carne llevan? ¿Y qué es el resto? Si quieres consumir alguno, escoge aquel con el máximo % de carne, pero que no se convierta en tu recurso habitual. La fécula, el almidón o el azúcar no son bienvenidos en una alimentación sana.
  • Yogures: aquí hay que matizar. No son sanos los azucarados, edulcorados, de sabores, con trozos, los proteicos o los 0% materia grasa. Consume yogures naturales, los blancos y añade algo si lo necesitas: canela, frutos secos, avena, fruta… Así evitas la gran cantidad de azúcar o edulcorantes que llevan muchos de los mencionados.
  • Cereales: con la amplia gama de cereales que existen y que tan solo unos pocos se salven de la lacra del excesivo contenido de azúcar… Revisa bien el etiquetado, en el caso de que lleve azúcar que se encuentre entre los últimos ingredientes del listado.
  • Galletas: sus tres primeros ingredientes son harina refinada, grasa de mala calidad y azúcar. Aunque sean digestivas o sin azúcares o que “cuidan tu silueta”, no existen galletas comerciales con etiquetado saludable, ninguna es sana. Pero que no cunda el pánico, las caseras se hacen en un periquete y con buenos ingredientes son 100% sanas, prueba con copos de avena, plátano y chocolate negro.
  • Sucedáneos: y es que no tenemos otro nombre mejor para referirnos a gulas, surimis o varitas de merluza. ¿Son saludables si apenas tienen un 50% en partes de pescado y contienen féculas, almidones o sémola? No te engañes, eso no es comer pescado.
  • Zumos en general, caseros incluidos: conflictivo el tema, y es que la Organización Mundial de la Salud los incluye como azúcares libres siendo similares al azúcar blanco. Un zumo, casero o no, no equivale a una pieza de fruta y por tanto, no se enmarca dentro de un desayuno saludable.

Share.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies