Ksenia Filíppova (pintora)

0
[custom_frame_left] pintandodenoche
[/custom_frame_left]

¿Qué hace una pintora moscovita en Burgos?
Burgos es una ciudad especial para mí. Primero de todo porque aquí conocí a mi marido, que es burgalés, y a la vez encontré una ciudad increíblemente pintoresca e inspiradora, tanto desde el punto de vista de la luz y los colores , como de la composición, que ya está hecha y es impecable en cada paso y en cada esquina.

A la hora de pintar, ¿son tan dispares como parecen ciudades tan distantes como Burgos y Moscú?
Burgos y Moscú, así como Rusia y España, son dos mundos diferentes en absolutamente todo. Cada vez que pasamos de uno a otro en nuestros viajes, tengo la impresión de pasar a otra vida paralela. Hablando sólo de pintura, no se puede comparar la luz y la belleza visual burgalesas con la oscuridad y tristeza de la mayoría de los paisajes moscovitas (excepto el corto verano y unos pocos lugares del centro histórico).

¿Qué tema y qué escenarios inspiran tus obras para esta ocasión?
Esta vez estoy preparando una nueva serie de cuadros dedicada a la vida gastronómica de Burgos, aprovechando que este año es capital de la gastronomía, pero centrándome más en el aspecto visual del tema: la vida nocturna de los bares, las terrazas adoradas por los ciudadanos, bodegones de las mesas, en una palabra : el ambiente.

¿Tienes algún icono pictórico? ¿Qué técnica y estilos son los que mejor te definen?
Hablando de mis pintores favoritos, no puedo no mencionar a los impresionistas, postimpresionistas y fauvistas, que me gustan todos y, especialmente, Paul Cezanne, Louis Valtat, Albert Marquet, Van Gogh y André Derain… Para esta exposición, he pintado todos los cuadros con óleo, la mayoría a espátula, sin tocar el pincel.

No es la primera vez que expones en Burgos ¿qué tal es la acogida del público burgalés? ¿qué esperas de esta nueva exposición?
El año pasado tuve mi primera exposición en Burgos, en la sala de Caja Círculo del Espolón. Me encantó la reacción del público, vino mucha gente. Espero no desilusionar al público, sobre todo porque esta exposición es especial, tiene que interesar tanto al público como al círculo de los profesionales de la hostelería.

En los meses de más trabajo es habitual verte por la calles pintando, algo poco habitual hoy en día, ¿es a pie de calle donde se consiguen los mejores resultados para el cuadro?
Para mí, sin duda, pintar al natural me da mejores resultados, no se puede comparar al estudio, aunque éste sea más cómodo, claro. El contacto directo con el motivo, el estar ahí, te permite tener impresiones con lo que ves y tienes mucho más para transmitirlo al lienzo.

Además de pintora profesional también ejerces como fotógrafa, ¿sirve el mismo ojo crítico para la fotografía y la pintura?
He trabajado como fotógrafa durante muchos años, dedicándome sobre todo al tema gastronómico también; en este sentido tengo el ojo entrenado en buscar motivos que sean dignos, pero diría que, en general, la belleza, la armonía, la composición son los mismos para pintura y para fotografía, que son solo medios para expresarse.

Ksenia Filíppova es una pintora rusa nacida en Moscú. Su nueva exposición dedicada al ambiente gastronómico de los bares burgaleses, se puede ver en la sala de Caja Círculo en la Plaza de España desde el 30 de septiembre hasta el 14 de octubre. Horario: De lunes a viernes, de 12 a 14 y de 18 a 21 horas.

[message type=”custom”]

Día a día de una pintora…

6.45 – Suena el despertador. Despierto a mi hijo que tiene que salir a la escuela, le preparo su desayuno y tomo un café con él.
10.30 – Limpio y pongo en orden mi casa, me ducho y me arreglo, miro rápido mi correo.
11.30 – Me pongo a pintar.
13.30 – Tengo hambre y preparo una comida ligera para mí, porque mi hijo todavía está en la escuela..
15.00 – Preparo la comida para mi marido y le acompaño tomando una cerveza o un café, hablamos de todo y descanso un poco.
16.00 – Sigo pintando.
20.00 – Se acaba la luz y mis fuerzas también, dejo mi cuadro en paz, descanso un poco y salimos todos juntos a comer algo y después a ver alguna película de autor.
23.00 – Volvemos en metro a casa, cenamos pizza, tomo un vivo tinto, me ducho.
23.45 – Ponemos alguna película antigua en blanco y negro y la vemos desde la cama hasta que me duermo. Mi marido y mi hijo siguen leyendo sus libros durante mucho tiempo, a pesar de que a las 6.45 sonará el maldito despertador de nuevo.

[/message] [one_half] [custom_frame_left] cuadro4m
[/custom_frame_left] [/one_half] [one_half_last] [custom_frame_left] cuadro8m
[/custom_frame_left] [/one_half_last] [one_half] [custom_frame_left] cuadro12cm
[/custom_frame_left] [/one_half] [one_half_last] [custom_frame_left] cuadro13m
[/custom_frame_left] [/one_half_last]
Share.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies