Chappaquiddik, el escándalo de Ted Kennedy

0

Director: John Curran

Guión: Taylor Allen, Andrew Logan.

Intérpretes: Jason Clarke, Kate Mara, Bruce Dern.

Chappaquidikk, como otras muchas películas del irregular John Curran (“El velo pintado”), se basa en la solvencia de sus intérpretes y en la elegancia con la que dota a historias, como en este caso, cuyo verdadero interés es más bien limitado más allá de lo meramente histórico . Curran y sus actores saben dotar de vida a un episodio que sacudió al último político destacado de la saga de los Kennedy y lanzan una mirada, nada complaciente, a la doble moral y las bajezas de la alta política de EEUU.  Una mezcla de “thriller” sentimental y familiar y retrato psicológico de uno  y varios personajes envueltos en un accidente que puso en peligro la carrera del gobernador de Massachussetts, obsesionado por la imagen que sus dos hermanos habían dejado de los posibles cambios a realizar en EEUU, que aquí cristalizan en la llegada del hombre a la luna como forma de ningunear la muerte de la joven que acompañaba al senador en su vehículo en el famoso accidente.

El filme gana en algunos enfrentamientos intimistas y algunos apuntes poéticos que son casi lo único que Curran puede aportar a una historia bastante sórdida, narrada con gran solvencia pero que nunca acaba de levantar el vuelo más allá del cine convencional, con algunos aciertos narrativos e incisivos apuntes socio-políticos que muestran más sombras que luces en la saga Kennedy, al menos en sus últimos coletazos.

Destaca la capacidad del realizador de mover a sus personajes con soltura en interiores y exteriores y la actuación llena de matices de Bruce Dern (un secundario de lujo) como el primo-hermano de los Kennedy que hace todo lo posible por ayudar a Ted en sus dudosas pesquisas para quedar casi como héroe o víctima del suceso, pero cuya mirada sobre el asunto es más lúcida de lo que aparenta en todo momento.

El filme se ciñe al “escándalo” y al “accidente”, llegando a repetir las imágenes sombrías del coche  y los flash-backs bajo el agua o subrayando las apariciones públicas y las intrigas privadas de un Ted Kennedy encarnado con una mezcla de arrogancia y vulnerabilidad por un también excelente Jason Clarke que consigue un apreciable parecido con el original.

No obstante, y a pesar del pulso con el que Curran rescata la grisura de la historia, estamos ante un filme menor donde se echan de menos muchas cosas que se insinúan o citan sobre la sociedad estadounidense del momento y sobre la saga familiar, quedando casi todo en segundo plano del suceso trágico que puso en peligro la carrera de la última estrella política de la saga Kennedy, cuando la entrada en los años setenta marcó a la sociedad estadounidense, de forma progresiva,  por un claro retroceso en los derechos individuales o pequeños avances sociales conseguidos.

Eduado Nabal, crítico de cine.

Share.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies