120 pulsaciones por minuto

0

Director: Robin Campillo
Guión: Robin Campillo, Phillipe Mangeot
Intérpretes: Nahuel Pérez Biscayart, Adèle Haenel, Yves Heck, Arnaud Valois

Ganadora del Premio del Jurado en el Pasado Festival de Cannes, la película de Robin Campillo, 120 pulsaciones por minuto, es una obra maestra del cine moderno, del cine político, del cine LGTB y puede que del cine europeo en general. Una de las películas más valientes rodadas en los últimos años y el testimonio más certero sobre el nacimiento y la lucha de Act-Up, Aids Coalition to Uleash Power, un tipo de activismo anti-sida, hoy casi olvidado o relegado a un segundo plano, que se enfrentó a la inacción de los poderes públicos, la avaricia farmacéutica, el poder médico, el conservadurismo y la homofobia de ciertos sectores sociales y dio la voz a una serie de grupos a los que no llegaba la información, haciendo de la lucha contra la pandemia una cuestión social y política con la que llenaron las calles, los foros y tomaron la palabra en forma de contestación y movilización.

Un filme sobre la memoria, el amor, la pasión y la rabia rodado con extraordinaria solidez, dosificando la dureza y la ternura, aunque con pocas concesiones a la galería y sin tapujos o pelos en la lengua. Una película que tocará de distinta manera al público dependiendo de su edad o sus recuerdos personales respecto a lo que en ella se cuenta, pero que es difícil, dada su altura cinematográfica, desde la ágil puesta en escena al inmenso trabajo de protagonistas y secundarios, deje indiferente a nadie. Un filme con alguna tentación por el melodrama y el didactismo, que tal vez abusa del montaje alternado y cierto efectismo, pero que logra evitarlos gracias a la sabiduría del realizador y los guionistas, que depositan la confianza en los jóvenes intérpretes y en la fidelidad a lo sucedido. Cine de combate, de paradojas y de recuerdos compuesto como una vigorosa sinfonía de verdades y silencios, con una respiración entrecortada, un testimonio sincero y desgarrado que sigue golpeándonos con fuerza. Celuloide en estado puro y un pedazo de historia de historias, un relato que nos sigue interpelando sin cesar narrado desde las trincheras del amor y la cólera.

Eduardo Nabal, crítico de cine.

Share.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies